HISTORIA

La granja de Le Caillou está ubicada en la aldea de Le Caillou, en Vieux-Genappe, en la provincia del Brabante Valón. 

Se encuentra a 4 km al sur de la Colina del León de Waterloo, junto a la carretera que une Charleroi y Bruselas.

Una explotación rural

losange

1757

Exploitation Rurale

En origen, la granja de Le Caillou es una explotación rural construida en 1757.
El 17 de junio de 1815, la explotación de la granja y su vergel de 4 hectáreas corren a cargo de Henry Jérôme Boucquéau, el propietario de 78 años.

El Último Cuartel General de Napoleón

losange

1815

La víspera de la batalla de Waterloo, el general Bertrand, edecán del Emperador, manda establecer el Cuartel General de Napoleón en la granja de Le Caillou.
El Emperador, rodeado de su Estado Mayor, pasa allí la noche del 17 al 18 de junio de 1815, bajo la protección de la Guardia Imperial que se encuentra en el vergel.
Los planes de batalla para el día siguiente se elaboran en las habitaciones de esta granja.

18 juin 1815

UN CABARET

losange

1818

Cabaret

Al día siguiente de la derrota de Napoleón, los prusianos prenden fuego a la granja. Arruinado, el granjero Boucquéau decide vender Le Caillou a un labrador de Vieux-Genappe, Jean Joseph Aubry. Este, tras haber vuelto a construir una parte de los edificios en ruina, convierte el cuerpo de viviendas en un cabaret.

Una casa de postas para diligencias

losange

1823

En 1823, el nuevo comprador de la granja, Désiré François, habilita la granja como casa de postas para diligencias, antes de convertirse en 1869 en la propiedad del arquitecto provincial Émile Coulon.

Relais diligences

Un interés… histórico

losange

1889

un intérêt... historique

Émile Coulon es el primero en tomar conciencia del interés histórico de esta morada y presta una atención muy especial a la restauración y a la conservación del lugar. En 1889, transforma el edificio y le da su aspecto actual. Compra al hijo de los Boucquéau algunos muebles que todavía pueden observar los visitantes del museo: tres mesas, dos sillas y un tapiz de Tournai que Napoleón utilizó para elaborar su plan de batalla.

Una colección de recuerdos

losange

1905

En 1905, la viuda del arquitecto vende la propiedad a la condesa de Villegas. El marido de esta, el historiador Lucien Laudy, reúne en la granja una colección de recuerdos militares y lo convierte especialmente en un lugar de peregrinación. También manda levantar un pequeño osario de ladrillo que alberga las osamentas de los combatientes de 1815.

une collection de souvenirs

Un monumento histórico clasificado

losange

1951

n monument historique classé

En 1950, con la muerte del historiador, se vende la granja a la Sociedad Belga de Estudios Napoleónicos (SBEN). Justo después, el 14 de junio de 1951, la granja, su jardín y sus dependencias se clasifican como monumento histórico.

Un museo

losange

1974

En 1972, la SBEN no tiene los medios para gestionar de manera activa un museo, por lo que vende la propiedad a la provincia de Brabante que, tras algunas obras de rehabilitación, abre en 1974 el museo de Le Caillou a título de institución provincial.

Buste

La provincia del Brabante Valón

losange

1995

Logo Province du Brabant wallon

Actualmente, el museo está gestionado por la provincia del Brabante Valón, desde la escisión de la provincia de Brabante en 1995.

Un museo renovado

losange

2015

Con motivo del bicentenario de la batalla de Waterloo (2015), el museo sufre una renovación total: nueva escenografía, diseño interior y exterior, recorrido de iniciación para los niños y adaptación a las PMR. Este soplo de aire fresco al museo respeta e incorpora la autenticidad y el espíritu del lugar. A través de los diferentes testimonios y anécdotas de los personajes del ejército de Napoleón, el visitante revive las horas previas a la batalla de Waterloo.

Soldat

¡Un museo para todos!

losange

2019

Animation pain

Solo, con amigos o en familia: cada visitante podrá descubrir el museo a su ritmo, según lo que le apetezca. Se propone a los niños un recorrido lúdico para que comprendan mejor este momento de la Historia.
El museo se adapta a las personas de movilidad reducida, a las personas con dificultades auditivas o sordas (videoguía con versión signada en lengua de signos belga francófona y subtitulada). El museo también está accesible para personas con deficiencia visual (recorrido seguro y manipulación de las obras). ¡Los perros guía son más que bienvenidos al museo!

Cerrar menú